• Estudio Trimarco

Demanda por mala praxis: le amputan pierna sana a jubilada.

Actualizado: 26 de oct de 2019


Operacion


No se trata de una ficción, lamentablemente. Se trata de una realidad triste y preocupante que genera una nueva y alarmante demanda por mala praxis en una clínica que carga en sus espaldas otras 6 causas (5 por investigaciones de motivos de muertes y una por homicidio culposo).


Una mujer de 67 años, jubilada y paciente diabética, se sometió días pasados a una operación programada para amputación de su pierna derecha por una infección, producto de su enfermedad.


El caso resulta más macabro cuanto más detalles se conocen. Magdalena, la mujer víctima de esta mala praxis, sufría de una necrosis que le había causado la pérdida del cuarto dedo del pie derecho, intervención realizada días antes de la amputación de la pierna.


Debido a que dicha práctica no logró detener la infección, los médicos concluyeron que debía extirparse la pierna desde la rodilla. La paciente se sometió al dictamen en la clínica Berazategui, donde los profesionales, inexplicablemente, se equivocaron y amputaron la pierna sana.


La pregunta que surge de todos estos hechos es ¿Estamos en buenas manos médicamente hablando?


Meses atrás, el caso de la periodista y legisladora Débora Pérez Volpin conmovió a la opinión pública. Este hecho generó una demanda por homicidio culposo hacia el endoscopista involucrado.


Karen Peralta, fue otro triste ejemplo. La joven de 18 años se sometió en 2007 a una operación para extirpar un tumor de un pulmón, pero en su lugar le quitaron un riñón, el único que tenía debido a una malformación congénita.


El término mala praxis se utiliza para referirse a casos de responsabilidad profesional por acciones negligentes. Este tipo de error puede generarse tanto por acción como por omisión y su ámbito más frecuente es la medicina.


Las demandas por mala praxis que los pacientes o familiares pueden llevar adelante frente a una negligencia médica pueden tener causas muy diversas. Las más comunes suelen ser:


  • Enfermedad subyacente inadvertida por síntomas vagos.

  • Diagnóstico tardío.

  • Falta de tratamiento para una enfermedad leve que puede generar, con el tiempo, una mucho más grave.

  • Mala interpretación de los resultados de una prueba.

  • Falta de solicitud de las pruebas o análisis adecuados.

  • Tratamiento inapropiado.

  • Errores o pérdidas de expedientes.

  • Diagnostico falso (diagnosticar una enfermedad a un paciente que realmente está sano).




Ante estas y otras situaciones, los profesionales médicos pueden ser demandados. La carátula dependerá de cada caso. En el caso de Magdalena Leguizamón, la causa fue caratulada como lesiones culposas por la fiscal Karina Santolin.


Por dicho motivo, los médicos responsables pueden seguir ejerciendo mientras se lleva adelante la investigación (aunque PAMI por su cuenta suspendió todas las intervenciones traumatológicas programadas en la institución).


El artículo 94 del Código Penal indica que la condena por un delito de lesiones culposas puede ir desde un mes a tres años de prisión o multa. A su vez, genera la inhabilitación para ejercer por un período de hasta 4 años.


Si en cambio, se tratara de lesiones graves o gravísimas, la condena podría ser mayor, dado que se entendería que las acciones fueron dolosas lo que implicaría cierta intencionalidad médica en la acción.


A su vez, si cualquiera de las causas en curso contra la clínica tuviera sentencia, podría cambiar el escenario legal. Al no haber ningún dictamen en firme, no hay consecuencias determinadas de los casos anteriores.


Si, en cambio, se llega a alguna sentencia, el impacto en este caso dependerá de quiénes sean los profesionales involucrados en cada causa. Tampoco hay que suponer una implicación directa de la Dirección de la institución. Habrá que ir viendo como se resuelve cada situación para tener un panorama legal más claro.


Las demandas por negligencia médica, pueden generar reclamos por daño moral, por incapacidades y hasta por muerte. La carátula de cada caso determinará la indemnización que corresponda.


Dicha suma dependerá de la gravedad de las lesiones establecida por los peritos y del nivel de discapacidad que éstas hayan generado. En base a ellas, se establecen ciertos cálculos que guían a los jueces para definir el resarcimiento de la víctima o de su familia.


La mala praxis médica existe y seguramente sean mucho menos las demandas que conocemos de los casos reales. Por eso, si suponés haber sido víctima de una mala acción u omisión médica, no dudes en consultar a un profesional especialista para determinar el curso de acción más conveniente para llevar adelante una demanda por mala praxis.




Asesorarte hoy mismo!

Tel: 3982-6177